Red Seas Under Red Skies, de Scott Lynch

Red Seas Under Red Skies

Red Seas Under Red Skies

Scott Lynch irrumpió con fuerza en el año pasado en el panorama fantástico internacional con su primera novela Las mentiras de Locke Lamora; principalmente el boca a boca y los comentarios en páginas y foros de Internet hicieron al autor tremendamente popular entre el fandom anglosajón. Tanta fue su popularidad que la Warner compró los derechos al poco tiempo de salir para su adaptación cinematográfica. Además ha sido recientemente nominada para los premiso World Fantasy en su edición de 2007. Llegó a ser tal su éxito que incluso en España apareció de la mano de Alianza Editorial, con apenas ocho meses de diferencia con la edición anglosajona, algo que sólo autores de éxito seguro como Dan Brown o J. K. Rowling consiguen. Red Seas Under Red Skies es la continuación directa de esta primera historia.

El argumento se inicia dos años después de los sucesos de Las mentiras de Locke Lamora, exactamente de la misma forma que lo hacía en esa novela, con Jean Tannen y Locke tratando de organizar un robo por todo lo alto, esta vez en el casa de apuestas más importante de Tal Verrar. También la estructura de la narración es similar; largos capítulos estructurados en dos bloques: el primero relata las aventuras en el presente de Locke y Tannen y el segundo trata de rellenar mediante flashbacks el hueco de dos años que separan a los protagonistas de sus aventuras en la ciudad de Camorr. Sin embargo mientras en la anterior novela estas secuencias, aunque necesarias para desarrollar la personalidad de los personajes, a veces rompían el ritmo de la trama principal descompensando en cierta manera la historia, en esta segunda entrega estas escenas de reminiscencia casan mejor con la trama central, sobre todo porque en ese lapso de dos años se nos narran elementos indispensables para entender la línea argumental central.

Scott Lynch no brillaba precisamente por su originalidad en su primera novela. Lo que sí hacía muy bien era tomar prestadas situaciones comunes mil veces vistas en películas y otros libros y combinarlas a la perfección para urdir una trama compleja a la vez que divertida y, sobre todo, desarrollar unos personajes tremendamente carismáticos. En Red Seas Under Red Skies continúa fiel a esta fórmula consiguiendo idénticos resultados. En sus primeras cien páginas se describen al menos tres situaciones comunes: desde la recuperación del héroe después de caer en la auto culpa y convertirse en un borrachuzo impertinente, el chantaje al que se ven sometidos Lamora y Tannen después de sufrir un envenenamiento involuntario o, sin ir mas lejos, la narración de la trama inicial que casi copia escena a escena el argumento de Ocean’s Eleven.

Digo trama inicial porque, como indica el título, no tendría mucho sentido no incluir alguna aventura marítima, y otra vez, como sucedía en Las mentiras de Locke Lamora con la trama de timadores, el argumento del casino no sirve más que para desviar la atención antes de comenzar con el verdadero cuerpo de la historia, que llevará a nuestros protagonistas a alta mar donde, cómo no, volverán a aparecer todos los tópicos de las historias marítimas, llenas de piratas, batallas y motines. Resulta también lógico que sea justo al comienzo de la aventura marítima cuando se acabe con la estructura de flashbacks y se pase a una narración más tradicional de capítulos simples; en Las mentiras de Locke Lamora los flashbacks que se alternaban a lo largo de toda la narración no estaban situados de forma gratuita sino que formaban un conjunto en cierta forma relacionado con la narración en presente del capítulo correspondiente. En Red Seas Under Red Skies se deja bien claro que nuestros dos protagonistas son unos completos ignorantes en cuanto a conocimientos marítimos por lo que parece difícil establecer un paralelismo entre el presente y el pasado de los personajes. Se agradece que esta falta de conocimientos se utilice también en la narración y que el autor sepa manejar a sus personajes no dándoles un protagonismo innecesario; es divertido ver por una vez a Locke fuera de su elemento tratando de adaptarse a su nueva experiencia en alta mar.

Red Seas Under Red Skies tampoco comienza de cero. Hay que recordar que se trata de una secuela y, por tanto, es de agradecer que aunque la historia que relata sea independiente a la anterior sí que mantiene cierto grado de continuidad en los personajes. Así por ejemplo, Locke Lamora se nos presenta como un personaje marcado tanto física como sicológicamente por los sucesos de dos años atrás. Al mismo tiempo los fantasmas del pasado siguen persiguiéndole a él y a Tannen. Después de construir una terrible sociedad de hechiceros, repitiéndonos infinidad de veces lo implacables que resultaban si alguno de sus miembros sufría algún daño, Scott Lynch no podía olvidarse de ellos.

Si Las mentiras de Locke Lamora se utilizaba en cierta forma para realizar un estudio exhaustivo del personaje de Locke y sus motivaciones, parece que Red Seas Under Red Skies se utiliza para moldear la personalidad de Jean Tannen y desarrollar aun más si cabe la relación que mantienen esta particular pareja de personajes. El libro anterior servía para marcar un punto de inflexión en la personalidad de Locke volviéndolo un personaje más serio, o al menos más reflexivo con sus acciones. Es de esperar que tras los sucesos de Red Seas, Jean Tannen también se muestre marcado en sus siguientes aventuras.

En cualquier caso, este nuevo episodio en el ciclo de Los caballeros bastardos no se presenta del todo perfecto y se le pueden achacar varios defectos. La historia se desarrolla de forma demasiado lineal siguiendo un camino que el lector ya conoce de antemano porque los propios personajes han discutido previamente sobre sus intenciones, y aunque hay sorpresas en algún momento de la historia, los grandes acontecimientos que marcan la novela son fácilmente predecibles. También carece de un argumento más elaborado, en el sentido de que se trate una trama más ambiciosa, aunque esto más bien es una cuestión de gusto personal. Se echa en falta, como decía, unas motivaciones más serias, más grandes, que permitan mover la serie hacia adelante, porque hasta ahora los dos libros de la secuencia han tratado con temáticas simples o su radio de acción ha sido limitado. El leitmotiv de Las mentiras de Locke Lamora era el deseo de venganza de sus personajes, pero estaba limitado a la ciudad de Camorr. En Red Seas Under Red Skies, aunque el mundo parece agrandarse, la trama resulta empequeñecida por unas motivaciones de personajes relativamente simples: el deseo de enriquecerse, el de actuar como simples ladrones de guante blanco.

Como rasgos positivos se pueden nombrar los mismos que ya estaban presentes en su predecesora. Es una historia bien contada, ágil, con una estupenda caracterización y desarrollo de personajes que da lo que promete y no aspira a más; es decir, entretiene. Otro rasgo importante es que también es auto conclusivo, lo que a día de hoy con el mercado plagado de series largas y esperas interminables es muy de agradecer.

De todas formas las recientes declaraciones de Scott Lynch sobre lo que podremos esperar en la próxima entrega de la serie, The Republic of Thieves, parecen esperanzadoras. Es posible que a partir del tercer capítulo comience a verse el gran plan y el tema central de la serie:

What to expect? The events of The Republic of Thieves are going to make the previous two books look simple and straightforward, that’s what. There will be an interwoven chain of flashbacks to the Gentlemen Bastards as rather hormonal teenagers. The ongoing rivalry/love affair between Locke and Sabetha. Exploration of the rules and secrets behind the working of magic. And a few story closures that are not entirely cheerful… I guess I do a lot of plot shopping at the Unhappy Ending Discount Warehouse.

 

[¿Qué podéis esperar? Los sucesos de La República de Los Ladrones van ha hacer que los dos libros anteriores parezcan simples y lineales. Habrá una cadena de flashbacks entrelazados para Los Caballeros Bastardos como adolescentes hormonados. Se desarrollará la relación de amor y rivalidad entre Locke y Sabetha. Se explorarán las reglas y secretos tras el funcionamiento de la magia, y se cerrarán  algunos arcos argumentales de una forma no demasiado alegre… Imagino que voy mucho de compras a los Almacenes de Descuento de Finales Infelices].

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.