El zoo de papel, de Ken Liu

Terra Nova

Terra Nova

Acaba de aparecer el primer volumen de Terra Nova, la antología de relatos de ciencia ficción seleccionada por Mariano Villarreal y Luis Pestarini y editada por Sportula. Como tardaré un par de semanas en leerla (se aproxima el final del semestre y aún hay menos tiempo libre del que tenía hasta ahora), me gustaría comentar el único relato que he leído. El elegido para abrir la selección y, por tanto, una de las armas principales con las cuales los antólogos esperan atrapar al lector: “El zoo de papel”, de Ken Liu.

El cuento es muy breve y en él Liu toca las teclas necesarias para que se empatice con su protagonista. Algo especialmente sencillo para los lectores que no hayan tenido una relación cercana con alguno de sus padres, con momentos de incomprensión, alejamiento…, enfrentados a todo lo que supone el no haber podido solucionar el desencuentro antes de la muerte. Justo lo que le ocurre a su narrador que desgrana el matrimonio de sus padres, su infancia y la cercanía con su madre, el episodio que marcó su alejamiento, la muerte de ella y cómo se reencuentra con su memoria años después.

El ingrediente fantástico de “El zoo de papel” irrumpe cuando la madre, emigrante a EEUU desde un remoto pueblo de China, realiza figuras de origami a las que insufla vida y que acompañan a su hijo durante gran parte de su niñez. Compañeros de juegos y guardianes, son el nexo entre ambos hasta el punto de inflexión que los separa y, de paso, condena a esas presencias sobrenaturales al olvido. Un hermoso elemento metafórico que explota todo su contenido simbólico en la segunda parte de la narración.

Pero Liu no fía toda la carga de “El zoo de papel” al aspecto sentimental de las relaciones paterno filiales. Gran parte del relato toca el fenómeno del desarraigo y la dificultad de mantener la herencia cultural en cualquier proceso de adaptación a otra sociedad. Cómo la integración muchas veces se consigue a base de extirpar todo vínculo con la antigua cultura, abrazando por completo la nueva mientras se oblitera una parte crucial de la propia identidad.

Resulta difícil no sucumbir ante un cuento así; supongo que alguno lo verá como un tanto tramposo, pero da una idea de por qué su autor está despertando tanta expectación entre los que siguen el panorama anglosajón de ciencia ficción y fantasía. E incide en la idea de lo necesario que era un proyecto como Terra Nova para volver a traer a nuestro idioma lo mejor de la narrativa breve que se está publicando en inglés. Lo contradictorio está en que el relato es fantasía pura y no parece el más adecuado para abrir una antología que se postula a sí misma como de ciencia ficción. Pero ese es otro asunto que me gustaría tratar en otra entrada.

Denle una oportunidad al libro, ya sea en formato papel o en electrónico (sin DRM, como debe ser). Estarán apoyando un proyecto más que necesario con relatos lejos de lo anecdótico como “El zoo de papel”.

4 pensamientos en “El zoo de papel, de Ken Liu

  1. Si os apetece seguir descubriendo la obra de Ken Liu, en el blog “Cuentos para Algernon” tenéis la traducción de otro de sus relatos, “Quedarse atrás”. También trata sobre relaciones paterno filiales, pero en este caso sí que es más un relato de ciencia ficción que de fantasía.

  2. Pingback: Terra Nova ya a la venta y primeras reseñas « Terra Nova

  3. Vale, vale, reconociendo que sí, que llevas razón, que está muy bien escrito, que lo de las figuras de papel es acojonante, a mí los cuentos “amor de madre”, “cuánto me quería mami”, etc… me parten… Nada más facilón y efectista (en mi opinión)… Me molan más los dos siguientes… aunque no tienen ese punto tan guapo del origami…

  4. Pingback: Terra Nova vol. 2 | C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *