Bandidos, de Elmore Leonard

Bandidos

Bandidos

La reciente muerte de Elmore Leonard me llevó a mirar una de las estanterías-Pila (así está el tema, oigan) y observar que había acumulado un puñado de sus novelas sin haber leído ninguna. Puesto a poner fin a este desconocimiento, agarré la que se encontraba más a la izquierda: Bandidos. Tras terminarla, indagando un poco, me he dado cuenta que no está considerada una de sus mejores obras; de hecho todavía no ha sido reeditada por Alianza. Y un poco entiendo por qué. En sus páginas prácticamente no ocurre nada de entidad. Además su argumento se mueve alrededor del apoyo del gobierno de EE.UU. a la contra nicaragüense; es taaaaaaaan años 80. Sin embargo también contiene elevadas dosis de una de las constantes que suelen asociarse a Leonard. Ese talento único para crear perdedores con una manera muy especial de contar su caída en desgracia.

Bandidos relata el encuentro en Nueva Orleans de cuatro personajes: un antiguo ladrón de bancos recién salido del trullo que lleva un cuarto de siglo sin echar un polvo; un antiguo policía expulsado del cuerpo por un descuido estúpido; una antigua monja testigo de las salvajadas más grandes del polvorín nicaragüense; y un antiguo ladrón de guante blanco que, tras un período a la sombra, trabaja en una funeraria. Los cuatro unidos por el afán de venganza de un antiguo general de Somoza en plena captación de fondos entre la aristocracia del GOP de Louisiana.

Se entiende que Leonard fuera uno de los escritores de cabecera de Quentin Tarantino. Los pequeños dramas personales pasados y presentes de sus protagonistas se confiesan mediante diálogos soberbios donde abundan el humor, el cinismo y las jugarretas del destino. Son semblanzas de personajes guiados por códigos morales casi de otra época, con un peculiar sentido del honor y de la justicia, sin entrar de lleno en el terreno crepuscular pero con sus adecuadas dosis de melancolía. Son entrañables.

Sin embargo el personaje con más enjundia es un secundario: Franklyn, el misquito a sueldo del exgeneral de Somoza. Junto a la ex religiosa, el vehículo para narrar el drama de un pueblo desgarrado por el enfrentamiento entre dos élites que, tras la caída del tirano, intercambiaron sus lugares. Esos sucesos atroces vienen acompañados de la propia tragedia de Franklyn, un pelele al servicio de sus nuevos señores feudales; los responsables de instrumentalizar su desgracia para adecuarla a sus ambiciones. Esta mirada crítica afecta además a las propias élites de EE.UU. y al gobierno de Reagan, implicados en el mantenimiento de uno de los muchos conflictos que desangraron el centro y el sur de América durante tres décadas.

Bandidos reivindica la novela negra más esencial, aquella que se implica en la denuncia social (está escrita en 1986, en pleno escándalo Contra en EEUU), a través de unos personajes marginales que, a su manera, luchan contra el sistema desde su interior. La pena es que alrededor de ese objetivo la trama es tan sencillita, tan poca cosa, que no tengo del todo claro si resulta suficiente como para recomendar su lectura. Más después de haber leído historias más ambiciosas como El poder del perro.

Bandidos (VIB, 113/7, 1998)
Bandits (1987)
Traducción: Enrique de Hériz
Bolsillo. 368pp.

3 pensamientos en “Bandidos, de Elmore Leonard

  1. Me gusta como escribe Leonard. Son historias pequeñas, pero los diálogos y la “chispa” que les da las hacen grandes. Para mi es mejor que otros que en España son bestsellers indiscutibles y con el mismo nivel de adicción, no puedes dejar de leer. No he leído muchas, aunque como tu mi pila está completita de ellas (aquel saldo de VIB). En Joe LaBrava se retrata el mundo del hampa de Miami, supongo que el lugar central de más historias del autor (se deja ver algo de esto en la serie “Justified”), de un modo increíblemente chungo.

    • Yo también pensaba que Justified venía del relato “Fire in the hole” y cuando me puse a leer Raylan, buscando información, descubrí que Givens apareció como secundario en un par de novelas de los 90. Por cierto, el lunes reseña de esta novela por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.