Parable of the Talents, de Octavia E. Butler

Parable of the TalentsSe hace doloroso observar cómo de las escritoras surgidas al abrigo de la ciencia ficción anglosajona durante la década de los 70, quien mejor ha soportado los rigores del tiempo (si exceptuamos a Tiptree, Jr., que publicó un puñado de relatos a finales de los 60) sea quien menos se ha traducido. Ya sea por su escasa repercusión en el fandom anglosajón o por la importancia en su narrativa de cuestiones raciales y de género, apenas hemos visto en España cuatro de sus obras. La última este año por Capitán Swing, con una repercusión que medio justifica la prevención a la hora de editar unos libros, los suyos, alejados de las coordenadas aceptadas por el entorno aficionado y las colecciones abiertas a una ficción híbrida. Butler es otro ladrillo de ese muro demasiado mainstream para el género, demasiado de género para el mainstream. Una circunstancia que lamento una vez más tras leer Parable of the Talents, su novela más apreciada tras ganar el premio Nebula en 1999.

Tras plantear Parable of the Sower como un relato preapocalíptico y de crecimiento interior, Butler dio varios pasos al frente con esta continuación que se inicia 5 años más tarde. La comunidad establecida por Lauren Olamina, Acorn, se ha afianzado y ha logrado la autosuficiencia. Sin embargo el ataque a una granja cercana les pone sobre aviso de grupos organizados dispuestos a destruir pequeños poblados para secuestrar o aniquilar a los supervivientes. En sincronización con estos asaltos, un baptista alienta y se beneficia del caos para llegar hasta la Casa Blanca bajo el grito de “Make America Great Again” (sic). En su punto de mira no figuran explícitamente los inmigrantes de primera o segunda generación. En el centro de su obsesión sitúa a quienes no profesan su misma fe; nuevos paganos destinados a ser perseguidos para ser esclavizados y, quizás, convertidos mientras sus hijos pasan a ser criados por familias adeptas al credo verdadero.

La importancia del grupo para superar las dificultades, los riesgos de quedarse estancado o confiar en alguien que no se muestra merecedor de dicha confianza, la necesidad del cambio… El primer tercio de Parable of the Talents abunda en las claves de Parable of the Sower, con ciertas reiteraciones argumentales, más a modo de rima que de repetición. El punto de partida necesario para proyectar el nuevo sentido detrás de la novela. Parte deriva de la forma elegida por Butler para su narración. La autora de Parentesco encapsula el nuevo diario de Lauren Olamina dentro de un libro escrito por su hija, que no fue criada ni educada por ella. Así, lo que al principio funciona como una mínima introducción a cada capítulo, establece un diálogo y un conflicto generacional, con una tercera voz presentándose ocasionalmente para enriquecer el contraste. Este efecto es vital para Parable of the Talents: la conversación entre secciones subraya el contexto histórico y ofrece una mirada crítica abierta a varias perspectivas, desde el enfrentamiento madre-hija con visiones opuestas de la vida hasta la manera en que los prejuicios condicionan el entendimiento, pasando por la mirada externa necesaria para abundar en el carácter fundamentalista de Lauren Olamina.

Parable of the TalentsSi en Parable of the Sower se enunciaban las bases de su credo, aquí el culto tiene todavía más importancia desde el momento que ya hay una verdadera comunidad de creyentes que siguen las enseñanzas de su pastora. Earthseed, la religión que subvierte la inmutabilidad de Dios para convertirlo en adalid del cambio, se enfrenta a una colosal ordalía. Los malos presagios sobre el cambio político transforman un mundo relativamente estable en el reverso proletario y multicultural de El cuento de la criada, con la estética pulcra y ceremoniosa del régimen dictatorial alumbrado por Margaret Atwood metamorfizado bajo la acción del caos, los instintos primarios y la suciedad del arroyo.

Este aspecto es quizás el más controvertido de Parable of the Talents. Cuando digo que su hija habla de su madre como una fundamentalista no es una expresión gratuita, ni el fruto de una visión sesgada basada en el desconocimiento o la distancia. Mientras Olamina relata el día a día de Acorn se observa la importancia de que nadie ajeno al credo pueda interferir en su curso. Para formar parte de Acorn hay que participar en Earthseed. Si no, la convivencia es imposible. Asimismo el temple que Butler prepara para su guía, cómo aprende que para triunfar tiene que abrazar su enseñanza y alejarse de zonas confortables, es devastador. De hecho el mensaje que extrae de su sufrimiento es significativo. Su creencia ocupa el núcleo de su existencia y todo debe ser guiado por ella. Las dudas, las flaquezas, se pagan.

Aunque la carga teológica queda lejos de Cántico por Leibowitz, Un caso de conciencia o Rakhat, Parable of the Talents es una de las novelas de ciencia ficción donde el papel de la religión tiene un peso más determinante. En todo momento, Butler contrasta dos tipos de fundamentalismo. Uno caracteriza las religiones amparadas por el estado y su magisterio a lo largo y ancho de la Historia. Otro mueve a la protagonista (y, parece claro, a su autora). Un sistema de creencias que dotan de un cariz humano y progresista a una base tradicionalmente reaccionaria, que persigue la trascendencia a través de algo tan afín a la ciencia ficción como escapar del planeta y colonizar el universo.

Aun siendo irregular, con algunos bandazos y desequilibrios narrativos, Parable of the Talents es una obra meritoria además del testamento literario de Butler; por los temas tratados (la opresión de las minorías, la creación de una comunidad en un período de cambio, la crueldad de las jerarquías establecidas…) y por cómo los canaliza a través de la narración. Analizado el díptico con el anterior libro, y su manera de concluir, bien cerrada, poco importa que tras su prematura muerte quedara un tercer volumen por escribir. Las dos parábolas merecen una traducción en España, bien en un volumen conjunto, bien por separado. Lástima que el ejercicio comercial requerido parezca más un suicidio que una apuesta por encontrar un público interesado en una ciencia ficción comprometida, ajena a ideas de esas que, dicen, te vuelan la cabeza.

Parable of the Sower, de Octavia E. Butler
Headline, 1999
446 pp. eBook. 6,49€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.