La física del universo cinematográfico Marvel, de José Manuel Uría

La física del universo cinematográfico MarvelEs relativamente fácil encontrar libros, vídeos, artículos que se sirven de la ficción para, mediante una mirada a su base científica, exponer aspectos generales o particulares de Física, Química… de manera más o menos didáctica. El atractivo de las novelas y relatos de ciencia ficción, los cómics de superhéroes, las películas de catástrofes… permiten explorar sus posibilidades, analizar sus aciertos y errores, abrir la puerta a una pedagogía establecida muchas veces desde miradas perspicaces y discursos sólidos. Lo que resulta infrecuente es encontrar una propuesta que, a partir de esa ficción, utilice un racionamiento inductivo para extraer conclusiones sobre la base científica que puede reglar ese mundo ficticio. Discutir sobre las leyes físicas imperantes en sus dominios, no necesariamente compatibles con nuestra experiencia. La premisa de éste La física del universo cinematográfico Marvel.

La estructura del ensayo a lo largo de sus 200 páginas es inmutable. José Manuel Uría divide su contenido en secciones (Tecnología Asgardiana, Artes místicas, El planeta viviente…), a su vez segmentadas en artículos de varias páginas. En ellos expone su búsqueda entre las diferentes teorías contemporáneas e hipótesis no descartadas para urdir una explicación a cada fenómeno considerado. La descripción de estas facetas (la naturaleza de Mjolnir, los aparentes poderes mágicos del Doctor Extraño, el origen de Ego…) permite ahondar en los principios relativistas, cosmológicos, cuánticos, termodinámicos… sobre los cuales podría asentarse. Todo para llegar a reunir un conjunto de postulados/principios compatibles con los sucesos vistos en la pantalla. Los cimientos del universo cinematográfico Marvel.

Su punto de partida, el martillo de Thor, es inteligente porque el material necesario para establecer su funcionamiento (las teorías de la Relatividad, especial y general) no sólo es el apoyo de cualquier consideración cosmológica que quiera hacerse posteriormente. También es el terreno más familiar para cualquier lector iniciado en la ciencia, ya sea formalmente, mediante la divulgación o a través de los mecanismos de la ficción. La perspicacia de Uría se extiende a las explicaciones. Consuma capítulos magníficos como “Un martillo en un ascensor”, esenciales para entender cómo tiene que operar ese ingenio Asgardiano. Asimismo este capítulo comienza a dejar ver la complicación inherente a un proyecto de esta dimensión.

José Manuel Uría

Para sustentar ciertas ideas germinan una serie de conceptos matemáticos o físicos (métricas, tensores, conexión, campo camaleón…), expuestos de manera somera porque no son el objetivo del libro y que, al acumularse, pueden espantar a un número significativo de lectores. Esta casuística no es una constante y apenas emerge con la complejidad de nociones cosmológicas o cuánticas más contemporáneas, algunas de ellas en la encrucijada entre la física y la metafísica. Para paliar la dificultad, se incluye un breve glosario que puede servir de pequeño asidero.

Hecha esta aclaración, he disfrutado mucho de varias secciones. La dedicada al Multiverso, desde las consideraciones termodinámicas a la estructura matemática de la realidad externa, pasando por los diversos principios antrópicos, me parece modélica. Al igual que todo lo relativo el cerebro de Boltzmann, necesaria para dilucidar la naturaleza de EGO, el planeta viviente.

Ya sea para conocer la interpretación de Uría, satisfacer las curiosidades detrás del posible origen de objetos todopoderosos como las gemas del infinito, descubrir algunas ideas de la física contemporánea, La física del universo cinematográfico Marvel es un libro de divulgación fresco y de rápida lectura que, también, demanda paciencia en las páginas en las que se acumulan conceptos poco triviales. Esa indulgencia se dificulta con el handicap de la deficiente corrección del libro que he comprado. En su primerísima edición en papel se han colado más erratas de las convenientes, distractores que se convierten en un problema adicional. Algo que, suponemos, Sportula subsanará en las próximas ediciones.

La física del universo cinematográfico Marvel (Sportula 2018)
Rústica. 222 pp. 15 €
Ficha en La web de la editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.