Neimhaim, de Aranzazu Serrano Lorenzo

NeimhaimCon la llegada del ya pasado periodo estival, la editorial Fantascy puso en circulación una nueva obra de fantasía épica bajo el nombre de Neimhaim. Una novela de marcado carácter épico que, a diferencia de lo habitual, incluye abrumadores paisajes blancos llenos de hielo y nieve, así como bosques con una fuerte carga mística y mucha más presencia e integración de dioses en la historia. Aun con ello, Neimhaim incluye muchos de los elementos básicos en un libro de esta clase: castillos, reyes, hijos herederos de un gran poder y diferentes seres fantásticos de la máxima importancia.

Las tierras que dan nombre al libro se encuentran pobladas principalmente por dos razas: los Kranyal y los Djendel. Tras una incursión enemiga que implica a ambos pueblos, deciden unir sus caminos y crear la Alianza, de manera que puedan tener un futuro más fuerte y próspero. Para ello Gursti, Rey del Clan Kranyal, y Adroon, Primero de los Djendel, deciden que el mañana de ambos pueblos debe ser guiado por sus descendientes. Tras la ingesta de un brebaje para mejorar su fertilidad, cada una de sus mujeres quedarán encintas de los futuros reyes de Neimhaim. Ambos, que cuentan con un aspecto físico más parecido al de dos hermanos, deben lograr encontrar el amor entre sí en pos del bien común.

El nacimiento de Ailsa por parte de los Kranyal y de Saghan por la de los Djendel y sus años hasta la adolescencia marcan la primera parte (de tres) en las que se diferencia este voluminoso tomo. Después de un grave incidente cuando apenas son unos críos, son destinados a un forzoso destierro de quince años en una de las zonas más peligrosas de todo Neimhaim: Karajard. Allí se las tendrán que ver para sobrevivir ante la constante amenaza climatológica y animal. Sus caracteres, agresivo y combativo en el caso de Ailsa, pacifico y espiritual Saghan, permiten conocer las formas de afrontar los peligros que no solo afectarán a esta parte de crecimiento y aprendizaje sino que serán claves para el devenir posterior de los acontecimientos. Esta parte de iniciación, de título “Los hijos de la nieve y la tormenta”, es sin duda la más interesante de todo el libro. No sólo el ritmo es alto y constante sino que los sucesos se intuyen relevantes para el desarrollo de la historia en los siguientes capítulos.

Es a partir de este punto cuando Neimhaim comienza su pausada (nunca mejor dicho) decadencia. Las dos siguientes partes, “La senda boreal” y “La espada rúnica”, apenas cuentan, con suerte, con una cantidad de acontecimientos similar a los que tienen lugar en las primeras trescientas páginas. El problema es que se trata de más de medio millar de hojas en las que no sólo apenas suceden cosas relevantes para la trama hasta casi el final, sino que las pocas que ocurren en su mayoría no tienen a los supuestos protagonistas haciendo tal papel. Esto da idea de la coralidad en cuanto al número de personajes, pero también debilita enormemente la trama sobre la que se asentaba buena parte del libro. Tampoco ayuda la linealidad de la historia, así como la nula existencia de giros argumentales que puedan renovar la ilusión del lector por encontrar algo más allá de cierto personaje gracioso que anime a pasar páginas.

Habrá quien opine que esto juega a favor de una mejor ambientación, de la creación de un mundo vivo y lleno de detalles así como de leyendas que ayudan a situar Neimhaim y enlazar personajes, acontecimientos y consecuencias. Y, siendo esto verdad, desde mi punto de vista es preferible intercalarlo con algo de acción y de avance argumental; los largos, larguisimos capitulos que acechan a mitad de libro incitan en algún momento a dejar de leer y posponerlo para otro momento. Yo mismo, de hecho, tuve que realizar un parón de unos días a mitad de lectura para poder retomarlo con energías renovadas, aunque éstas duraron bien poco.

AránzazuA estas alturas de mi vida sigue resultándome complicado entender el motivo que lleva a una editorial a lanzar a un autor novel su primera obra, de no menos de seiscientas o setecientas páginas, inicio además de una saga, ya sea una trilogía, pentalogía o decalogía. No son muchos los casos en lo que sucede, pero siempre que tiene lugar pienso en los motivos por lo que yo, si fuera editor, lo haría. Y me cuesta hallarlos.

En Neimhaim vuelvo a encontrarme con este problema. Sin embargo, este inicio autoconclusivo (aquí está la primera trampa) cuenta con una autora que sí, es novel, pero lleva muchos años trabajando como redactora del periódico 20 minutos: Aranzazu Serrano Lorenzo. Estoy seguro que buena parte de los lectores de periódico no prestan atención al autor de la noticia que están leyendo, pero la plataforma promocional que por un lado puede llegar a suponer un periódico gratuito de gran tirada y, por otro, el de Random House y su sello fantástico Fantascy, hace de esta obra un rara avis que le ha permitido llegar a una segunda edición apenas dos meses de su aparición en librerías.

El tesón de los más de veinte años que, según reza la biografía, Aranzazu se ha tomado en crear esta historia pierde fuelle apenas superado el tercio de lectura. Unos protagonistas que en muchos y dilatados tramos apenas lo son, débiles y llenos de dudas, con escaso crecimiento a pesar de su aumento de edad a lo largo de la obra, se juntan con una trama que a duras penas consigue remontar al final a base de batallas, alguna traición que no supone sorpresa para el lector y el lógico clímax final. Casi novecientas páginas que son un nuevo ejemplo de exceso descriptivo en una porción importante de la literatura “al peso” que tanto se lleva hoy en día.

Anexo: en la web www.neimhaim.com se encuentran alojados para su lectura diferentes capítulos que, supongo, se eliminaron de la edición final. Salvo los que tienen que ver con la primera parte de la obra finalmente editada, algunos de los restantes nos revelan que el número de páginas podría haber sido amenazadoramente (aún) más alto.

Neimhaim (Penguin House Mondadori, Fantascy, 2015)
Rústica. 864 pp. 21.90 €
Ficha en la tienda Cyberdark.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.